domingo, 11 de mayo de 2008

¡y es mi amigo!


No pocas personas podemos presumir de conocer a Carlos (el de la foto, también conocido como Nanuq, o Delnorte o Papá Oso). Tiene muchísimos amigos, y cuando digo muchísimos quiero decir más todavía :)
Yo lo conozco personalmente, a él y a su esposa e hijos (son estupendos, os lo aseguro).
Bueno ¿y por qué presumo de tal amistad? pues fácil, porque es un tío grande y los tíos grandes hacen cosas grandes, como, por ejemplo, lo de ayer. Ayer se celebró la XXII edición de los 101 kms de Ronda, y el amigo Carlos la disputó (creo que por 2ª vez, aunque no estoy muy seguro) en la modalidad de duatlón; pues bien, cuando ya llevaba una buena cantidad de kms acumulados se encuentra a un corredor que se había caído a un barranco. Varios auxiliares ya lo habían sacado y él, como buen médico, se acercó inmediatamente a auscultarlo, dejando a un lado la carrera que con tanto cariño prepara y disputa. Pues bien, además de reconocerlo 'in situ', y no conforme con todo, lo acompañó al hospital y hasta que no vió radiografías y demás pruebas que los médicos hacen, no consintió que lo devolvieran a la carrera, al lugar en el que había encontrado al despeñado atleta. Esto le llevó aproximadamente tres horas, pero para gente como Carlos, esto no tiene importancia alguna, a sabiendas de que conseguirá finalizar la carrera dentro del tiempo límite. El día no fue muy agradable que digamos, ya que el frío, la lluvia y el viento hicieron que la prueba resultase especialmente dura, si ya de por si, disputar 101 kms por la serranía de Ronda no es poco ... pero MI AMIGO, como no podía ser de otra manera, consiguió su objetivo y acabó la carrera, no sólo dentro del tiempo límite, sino que hizo una marca mejor que la del año pasado (una hora y tres cuartos menos), algo sin duda digno de admiración. También hay que decir que a su lado tiene a Toñi y a sus dos hijos: Carlos y María, que le apoyan y le dan el empujoncito que a veces nos hace falta a los corredores para afrontar nuestros entrenamientos, un abrazo muy fuerte para ellos, se lo merecen.
Ahora un mensaje personal: Carlos, con un corazón tan grande no me extraña que seas tan buen atleta ;)
Pues bien, dicho esto, ahora me toca a mi: yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero yoquierosercientounero, asi que, si la fecha de la comunión de mi sobrina no coincide, para el año que viene Antonio repetirá y yo me estrenaré en Ronda.

Por otro lado, desde mi anterior entrada en el blog, dos sesiones de elíptica, 60 y 55 minutos respectivamente y hoy 6 kms de carrera a pie. Me he tomado un ibuprofeno antes de correr, asi que he ido agusto todo el rato, parando a la mitad del recorrido y volviendo algo más rápido que a la ida.

4 comentarios:

Landes dijo...

Desde luego que hay personas especiales que nos hacen sentir orgullosos.

Por otro lado, parece que lo tuyo va bien ¿no? pensando ya en una "carrerita" de 101km :P. Si te soy sincero, a mi lo de Ronda me encantaría, por el entorno, por la prueba y por la legión y su esfuerzo.

Un saludo.

Eladio dijo...

Si, éste en concreto fue el que me hizo enamorarme del Veleta, suya es la culpa de mi locura y parte de culpa tiene también en el próximo proyecto cientounero.
La pierna va mejor, pero tengo que ser muy prudente todavía, más de 101 kms no debo correr :D :D

emilio comunero dijo...

fue grande.
muchas gracias por tu comentario eladiro

Eladio dijo...

Emilio, en la próxima entrada pongo la foto de la que te hablo en elatleta ;)