lunes, 7 de julio de 2008

En un desesperado intento...


... de recuperar mi autoestima, hace dos días me volví a vestir como un deportista de verdad, esta vez de ciclista, y marché a sudar un poco.
El viento me hace elegir la ruta, iré hacia Herencia, luego, la carretera de Puerto Lápice (mucho tráfico) o la de Villarta (estado regular). Elijo Villarta, a pesar del mal estado del firme.
Hace una ligera brisa de frente, pero como voy de paseo no me canso lo más mínimo. Conforme me acerco a uno de los repetidores de tv me van dando ganas de subir. Pinchazo. Otra vez la rueda delantera. Fatal, esta carretera no tiene arcén y desde donde estoy no veo ningún lugar en el que resguardarme del poco tráfico que circula. Me toca reparar en la calzada. Pasan dos o tres vehículos y la sensación es 'chunga'. Cuando voy a poner la cubierta algo me dice que le pase los dedos primero por dentro (es de libro, puedes encontrar el objeto que haya hecho que pinches) y ¡sorpresa! un minúsculo trozo de cristal asoma y roza la llema de mis dedos. Con no pocos esfuerzos consigo sacar tan diminuto y vil verdugo. Monto, inflo y sigo.
Se me hace tarde, asi que si pruebo a subir, será muy poca distancia.
El firme es horroroso, malísimo. Hago un par de kms de ascenso y cuando llego a la parte más empinada, tan solo unos 100 metros y me vuelvo.
Ahora llevo el viento a favor, asi que sin machacarme, voy todo el rato entre 33 y 40 kms/h.
Autoestima recuperada, pero sigo en plan vacaciones.
En la foto Antonio, disputando la VII popular de Villamayor de Santiago.

2 comentarios:

Toni Flores dijo...

esas carreteras las tengo marcaditas con mis ruedas. la de villarta,pues bueno,se agarra mucho, la del puerto aunque tiene trafico esta bien y buen arcen. Si vuelves a pasar por Herencia,coge la carretera de 5casas,poco arcen pero esta de lujo.

Eladio dijo...

Suelo ir mucho por la de Cinco Casas, de hecho, precisamente ahora acabo de llegar de allí. La de tu pueblo me tira para atrás por el tráfico, pero también suelo ir por allí, aunque menos.
De momento es lo que hay, bici y más bici.