jueves, 19 de julio de 2007

Después de hacer el vago...

.. hoy tocaba sufrir. Asi que, acompañado de mi colega Alberto, hemos marchado a los molinos de Villacañas a hacer cuestas.
Ya desde el calentamiento el ritmo era mayor que la otra sesión en la que me acompañó, aunque mientras ascendíamos, yo tenía la sensación de ir más lento; de hecho, hemos llegado al último molino del lado izquierdo unos segundos más lentos de lo que yo llegué el lunes.
Cuando estamos llegando a los 60 minutos no le pregunto si quiere hacer el circuito completo, ya que lo veo muy animado y los dos, aparentemente, vamos bien. Pero en la primera cuesta del lado derecho se viene algo abajo, le cuesta llegar al final y yo empiezo a decirle que cuando quiera nos damos la vuelta, que ya hemos hecho bastante por hoy. Todavía se anima y continuamos un par de molinos más lejos que el otro día, pero al girar una curva y ver que siguen quedando algunas rampitas para completarlos todos decide dar media vuelta ... y yo con él, por supuesto, faltaría más ;)
El descenso es rapidísimo. Hoy han sido 12500 metros y 1:07:46, de media 5'25'' el km.
Mañana espero no tener agujetas y salir a rodar suave.

3 comentarios:

Lolo dijo...

Eso de hacer molinos me suena a piernas agarrotadas, respiración entrecortada, polvo en la garganta... tiene que molar!! jejeje.
Gracias por tus ánimos, ojalá me salga Pálmaces como dices ;)

Sufridorpuntocom dijo...

Para mí lo peor de las cuestas, son las bajadas, cuando estas son largas, te lanzas y termino casi siempre con agujetas y como para entrenarlas, primero tienes que subir.

Eladio dijo...

Lolo, la respiración no es entrecortada, es jadeante, je je je. Suerte en Pálmaces!!
Sufridor, a mi también se me dan fatal las bajadas, sobr todo estas tan empinadas y con grava suelta :(